Pablo Alejandro

Escrito de mí autoría

Ángel de La Nueva Italia

Pasaron veinticinco años…
Mataron a un ángel.
El asesino sigue suelto,
y a un vagabundo apresaron.

Fueron años de genocidios…
Asesinaron a treinta mil hermanos.
También hubo casos…
Como los de hoy, que siguen impunes.

Amigos, estrechemos nuestras manos
y pidamos al cielo encontrar el sendero
que nos lleve a la Verdad, a la Justicia,
porque así volverán esas almas a la libertad.

Silvia, a vos quisieron matarte.
Pero en nuestros corazones seguís viva,
porque los ángeles nunca mueren.

SILVIA ANGÉLICA CICCONI, PRESENTE.