Pablo Alejandro

Poemas de otros autores

El adiós

Atahualpa Yupanqui

Cuando derrame el verano
toda su miel sobre el río.
Cuando el sol rejuvenezca
con la risa de los niños,
y el amor juegue sus juegos
como el viento entre los pinos,
y el campo encienda sus verdes,
y el mar suelte sus latidos.
Cuando la última flor
del cerezo haya caído,
amiga, yo estaré lejos,
muy lejos, por el camino.

Aunque llores lo que llores
sobre este corazón mío,
aunque convierta mis manos
en cuna de tus suspiros,
aunque se queden tus ojos
tras de mi huella, prendidos,
y yo camine en lo llano,
como bajando al abismo,
cuando la última flor
del cerezo haya caído,
amiga, yo estaré lejos,
muy lejos, por el camino.

Se que te recordaré
mas allá del infinito,
nuestro andar bajo la lluvia,
platicando como niños,
o adorando tu pureza,
con sueños y cantos míos.

Pero por mas que callemos
y aunque sintamos lo mismo,
cuando la última flor
del cerezo haya caído,
amiga, yo estaré lejos,
muy lejos, por el camino.