Pablo Alejandro

Escritos de mí autoría

Carta a Romina Tejerina*

Querida Romina:

Te voy a hablar con sinceridad. A mí también me encerraron dentro de un calabozo, pero no por orden de un juez. Me secuestraron hace muchos años, y aunque algunas veces pude escapar, siempre me agarraron y volvieron a ponerme en cautiverio.

Los que me tienen en esta jaula son las personas adineradas, que viven a costa de una bruja llamada Impunidad y su madre, de nombre Corrupción. Dentro de esta cárcel clandestina, también está mi fiel amiga Verdad, la que nunca quiso que me atraparan. Pero a Verdad la tuvieron que cazar, pues ella le iba a contar al mundo dónde me metieron. Verdad es sabia, siempre va de frente. Dicen que a veces lastima, pero eso lo hace solamente cuando las personas no quieren ver la realidad tal cual es.

En verdad, la persona que te ha juzgado en mi nombre es falsa, ni siquiera conservó mi verdadera identidad. Para hacerse la fashion, al inicio del nombre se puso in. No quiero decir que esto sea una novedad, pues toda la vida me tuvieron encerrada. En esta parte del mundo, mi doble tomó más poder hace 500 años, cuando Cristóbal Colón trajo la raza blanca a estas tierras. Antes, es decir en aquellos tiempos, los indígenas eran los esclavos; ahora, los esclavos somos todos los latinos, sin que importe el color de raza, y nuestros patrones son guiados por “la gente del norte”.

No me pidas perdón, no eras consciente de lo que hacías. Vos sos la que tenés que estar gozando del sol, y la persona que te violó tendría que estar detrás de las rejas. Yo más que nadie le pido al cielo por tu libertad… Y tu libertad será también la mía.

Te saluda, con afecto
Justicia

*Romina Tejerina quedó embarazada a causa de una violación. Tras parir en un estado puerperio, mató a su beba y fue condenada a 14 años de prisión. Dedico esta carta a A.Vi.Vi. y a toda persona que haya pasado por malos tratos, violaciones y/o abusos sexuales.